Diálogos apreciativos

Artículo publicado en Heraldo de Aragón, sección de Opinión en Febrero 2019

¿Nos sentimos orgullosos de nuestro país, España? ¿reconocemos los avances que se producen y los visibilizamos para lanzarnos a nuevos retos? O más bien al contrario ¿creemos que este país es un desastre y que más que avanzar retrocedemos?. La España cainita, los intereses creados, las luchas de identidad, muchas veces nos hacen perder el norte. Sin embargo, sí, hay razones para la esperanza en este país.

Desde el punto de vista político y si acudimos a los indicadores cualitativos, podemos advertir cómo sólo cuatro países del G20 (Canadá, Australia, Alemania y Reino Unido) puntúan mejor que España en el índice de democracia que mide anualmente la Ong americana Freedom House. Detrás de España quedan países como Francia, Bélgica, Italia y Portugal. Más aún, según Democracy Index de The Economist sólo existen 20 democracias plenas en el mundo y España es una de ellas. Nuestro país obtiene un 8,08 en este estudio que evalúa aspectos como el pluralismo político o las libertades civiles de 143 estados.

Desde el punto de vista económico, somos la decimocuarta potencia económica del mundo, según el FMI. Las cifras macroecónomicas no dejan de mostrarnos que hemos recuperado la senda del crecimiento, si bien es cierto sobrevive el problema general de la desigualdad creciente, y se otea en el horizonte un posible enfriamiento de la economía por la incertidumbre comercial. Pero seguimos creciendo por encima de la zona euro, y nuestra tasa de desempleo ha dejado lejos los cinco millones de parados del año 2013 para acercarse a los tres millones en 2019, con perspectivas de seguir creando empleo.

Entonces ¿por qué la vida política y social de este país está tan exacerbada?, uno llega a tener la sensación de que nada de esto importa, y que da igual cual sea la realidad que vivimos, que los españoles estamos anclados en una “realidad virtual” que nos impide apreciar nuestra propia realidad. Quizás sea porque seguimos viviendo en un país de polarizaciones. A mí, personalmente, me sigue sorprendiendo la facilidad con la que políticos y personas de la calle, nos enrocamos en determinadas posiciones que impiden de toda manera el diálogo constructivo. En esta concepción cuadrilátera de la vida, construir consensos resulta muy difícil y lo fácil, sin duda, es la confrontación permanente. Y me temo que nuestra historia nos muestra que esto es cultural, la esencia de nuestro adn, a garrotazos, que diría Goya.

En este contexto vienen a mí los Diálogos apreciativos, una metodología de trabajo orientada a organizaciones y sociedades, que plantea la construcción del futuro desde el reconocimiento del pasado y el presente de una sociedad, potenciando las fortalezas y arrojando luz sobre las carencias, para poder abordarlas en un futuro próximo desde la colaboración y el aprendizaje colectivo. Si fuéramos capaces de apreciar lo que tenemos como país, si nuestros políticos se empeñasen más en evidenciar a sus electores lo conseguido entre todos, más que soliviantarnos con sus guerras estériles y fratricidas para denostar al otro, si nosotros como ciudadanos nos reconociéramos como artífices de este país y no como meros espectadores del cuadrilátero político y económico, viviríamos más felices, y sin duda llegaríamos más lejos. En estos momentos cruciales de la evolución de la sociedad, abordar con seriedad el problema de la desigualdad, del cambio climático, de los flujos migratorios, de la revolución tecnológica, de la propia educación,… reclaman de nosotros todos nuestros esfuerzos y nuestro compromiso. Y hacerlo desde una visión apreciativa, de reconocimiento, para impulsarnos hacia estos retos, seguramente será más productivo que seguir perdiendo el tiempo en esa “España virtual” que en modo alguno se corresponde con la realidad, y que nos lastra y nos estanca, sin capacidad alguna para avanzar y ser dueños de nuestro destino, embebidos como estamos en un rifirrafe permanente que nos aleja de lo verdaderamente importante.

Carlos Piñeyroa Sierra

Director de Innovación abierta de Grupo Init. Freelance en innovación en dirección de personas

Publicado el 26/03/19  // Temas: Sin categoría

Deja un comentario

*