El desastre de la mediación en Aragón

Articulo publicado en Heraldo de Aragón en sección de Opinión en Marzo 2019

Esto no puede seguir así. Termina otra legislatura y el estado de la mediación en Aragón es lamentable. Una comunidad autónoma que comenzó siendo pionera en la instauración de prácticas restaurativas, termina una legislatura más sin rumbo, sin estrategia, y con un páramo de iniciativas vacuas que nos ha llevado a la cola de España en el desarrollo de políticas de Justicia Restaurativa.

En el año 2005 se constituye la Asociación ¿hablamos? para establecer en Aragón prácticas de mediación penal, en el que víctima e infractor pudieran, a través del diálogo, encontrar una reparación moral y material, la primera, y la asunción de la plena responsabilidad del delito, la segunda. Fuimos en aquel año, de la mano del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, la cuarta comunidad autónoma en España en establecer un servicio de mediación penal intrajudicial. En el año 2010, el propio Gobierno de Aragón firma con nosotros, con el CGPJ y con la Fiscalía, un convenio para la extensión de la mediación penal al conjunto de Aragón.

La Dirección General de Justicia e Interior del Gobierno de Aragón comenzó la legislatura con la publicación de una convocatoria de subvenciones para el impulso de la mediación intrajudicial, convocatoria de la que excluyó a las entidades sociales que veníamos prestando estos servicios, ignorando así los propios convenios firmados por el Gobierno de Aragón. Tuvimos que comparecer en la Comisión de Peticiones y Garantías de las Cortes de Aragón, para obtener el acuerdo de todos los partidos para no ser excluidos de la convocatoria de dichas subvenciones. Y así fue, la Dirección General rectificó en la convocatoria de 2018 e incluyó a las entidades sociales entre las destinatarias de su acción. La Asociación ¿hablamos? concurrimos y obtuvimos la adjudicación de la mediación penal intrajudicial en todo Aragón, para lo cual recibimos una subvención de 34.000 euros.

El resultado de esta convocatoria es que la Asociación ¿hablamos? ha realizado en el año 2018 más de 50 mediaciones, record de toda la historia en esta comunidad, abarcando tanto las capitales de provincia como los partidos judiciales rurales, y todo ello gracias a una labor ingente de información, sensibilización y formación de las diferentes oficinas judiciales y operadores jurídicos. A lo largo de todo este tiempo nos hemos encontrado con la máxima indiferencia por parte de la Dirección General, como lo acredita el no haber tenido respuesta alguna a los informes que voluntariamente remitimos a la Dirección General sobre la evolución mensual del proyecto subvencionado.

La convocatoria de 2018 sólo alcanzaba de Enero a Septiembre de ese año, la Dirección General dijo entonces que quien quisiera mediación tenía que acudir al beneficio de justicia gratuita, aún a sabiendas que, en toda la historia de este servicio, jamás se ha derivado una mediación por esta vía. La Asociación ¿hablamos? decidimos que, en tanto no se convocaran nuevas subvenciones, seguiríamos prestando el servicio a nuestra costa, como lo habíamos hecho en nuestros catorce años de existencia. La nueva convocatoria para 2019 se realiza en Diciembre de 2018, con periodo de ejecución Diciembre 2018-Septiembre 2019 (sic), y aún a día de hoy, Marzo de 2019, no hay resolución expresa, a pesar de que ya hay resolución provisional comunicada a todas las entidades. Resolución provisional que nos otorga la mitad de la cantidad concedida en 2018: es decir, que cuando hemos extendido la mediación penal como nunca antes en Aragón, en vez de apoyarla financieramente se restringe a la mitad…

La puntilla a todo este desaguisado nos llega con el resultado de la aprobación de la liquidación de la subvención del 2018, en el que se nos reconoce sólo la correcta justificación del 40% de los gastos. Algo inaudito ya que en nuestros catorce años de historia, todas las ayudas que hemos recibido han sido justificadas al 100% sin problema alguno. Otro desastre más.

Esta comunidad requiere de estrategia y de seriedad en la implementación de la mediación penal en Aragón, pero este no es el camino. Algo habrá que hacer, y desde luego nosotros no vamos a reblar para conseguirlo. Está en juego nada más y nada menos que la Justicia Restaurativa en Aragón.

Carlos Piñeyroa Sierra.

Presidente de la Asociación ¿hablamos?, asociación para la mediación penal, penitenciaria y gestión de la convivencia en Aragón.

Publicado el 26/03/19  // Temas: Sin categoría

Deja un comentario

*